Cuidemos el planeta por nuestra felicidad

Cuidemos el planeta por nuestra felicidad

Enero 2011. Mens sana in corpore sano. Siempre se nos ha dicho que tenemos que cuidar el cuerpo para encontrarnos bien mentalmente. Ahora entra otro factor en acción. No sólo debemos cuidar la mente y el cuerpo, sino que debemos tener conciencia ecológica para ser felices. Un informe publicado recientemente muestra la vinculación entre felicidad y ecología, por lo que la pregunta es… ¿podemos ser felices si el planeta no es feliz?

La respuesta a esta pregunta es no. Nuestra felicidad está directamente relacionada con el estado del planeta. Según este estudio publicado por la New Economics Foundation, es necesario cierto grado de eficiencia ecológica para que la gente pueda tener vidas más largas y felices.

Este estudio incluye un ranking con los países más felices, denominado Índice del Planeta Feliz. El índice se ha obtenido estudiando la relación existente entre el grado satisfacción y esperanza de vida de los habitantes de cada país y el nivel de eficiencia en el uso de los recursos naturales.  En el top10 de países potencialmente felices no se encuentra ninguna nación occidental. Llama especialmente la atención que Estados Unidos, primera potencia mundial, esté en la parte baja de la tabla y tenga la mitad de eficiencia ecológica que Alemania.

España, aún sin estar en los primeros puestos, se mantiene en una zona media del ranking. Países como Costa Rica o Brasil son más felices si vinculamos felicidad a ecología y Dinamarca y Suiza aparecen como los países con un mayor nivel de satisfacción de sus habitantes.

Por todo esto, aparte de comer sano y estar relajados, es importante concienciarnos y aportar nuestro granito de arena a través de acciones al alcance de todo el mundo como reciclar o evitar gastos innecesarios de agua o electricidad. De este modo estaremos ayudando tanto a nuestro planeta como a nosotros mismos a ser más felices.